Detalles sobre la publicidad

La publicidad es una forma audiovisual de comunicación de marketing que emplea un mensaje claramente patrocinado y no personal para fomentar o vender un producto, servicio o idea. Los patrocinadores de la publicidad son de forma frecuente empresas que desean promocionar sus productos o servicios. La publicidad se distingue de las relaciones públicas en que un anunciante por norma general paga y tiene control sobre el mensaje. Se distingue de la venta personal en que el mensaje no es personal, o sea, no está dirigido a un individuo particularmente. La publicidad se comunica mediante diferentes medios, incluyendo los viejos medios como periódicos, gacetas, T.V., radio, publicidad exterior o bien correo directo; y los nuevos medios como los resultados de la búsqueda, webblogs, medios sociales, sitios o bien mensajes de texto. La presentación real del mensaje en un medio se conoce como publicidad o bien “ad” para abreviar.

Los anuncios comerciales de manera frecuente procuran producir un mayor consumo de sus productos o bien servicios a través del “branding”, que asocia el nombre o bien la imagen de un producto con determinadas cualidades en la mente de los usuarios. Por otra parte, los anuncios que pretenden conseguir una venta inmediata se conocen como propaganda de contestación directa. Los anunciantes no comerciales que gastan dinero para anunciar artículos que no son productos o bien servicios de consumo incluyen partidos, conjuntos de interés, organizaciones religiosas y agencias gubernamentales. Las organizaciones sin fines de lucro pueden emplear medios de persuasión gratis, como los anuncios de servicio público. La publicidad asimismo puede ser usada para sosegar a los empleados o bien accionistas sobre la aptitud o bien el éxito de una compañía.

La publicidad moderna se produjo con las técnicas introducidas con la propaganda del tabaco en la década de mil novecientos veinte, más significativamente con las campañas de Edward Bernays, considerado el creador de la publicidad moderna, “Madison Avenue”.

En 2015, los anunciantes de todo el planeta gastaron más o menos 529.430.000.000 de dólares en publicidad. La distribución de publicidad proyectada para 2017 era del 44% en TV, 33.3% en digital, 9% en periódicos, 6.9% en gacetas, 5.8% en exteriores y 4.3% en radio. Internacionalmente, los mayores (“4 grandes”) conjuntos de agencias de publicidad son Interpublic, Omnicom, Publicis y WPP.

En latín, aventura significa “volverse cara”.

Los egipcios usaban el papiro para hacer mensajes de venta y carteles de pared. En las ruinas de Pompeya y de la vieja Arabia se han encontrado mensajes comerciales y muestras de campañas políticas. La publicidad perdida y encontrada en papiros era común en la vieja Grecia y en la vieja Roma. La pintura mural o bien rupestre para publicidad comercial es otra manifestación de una vieja forma de publicidad, que está presente hasta hoy en muchas unas partes de Asia, África y América del Sur. La tradición de la pintura mural se remonta a pinturas rupestres indias que datan del 4.000 a.C.

En la vieja China, la publicidad más vieja que se conocía era oral, tal como se registra en el Tradicional de la Poesía (siglos XI al VII a.C.) de las flautas de bambú que se tocaban para vender productos de confitería. La publicidad acostumbra a adoptar la manera de carteles ológrafos y papeles entintados. Una plancha de impresión de cobre de la dinastía Song usada para imprimir carteles en forma de hoja cuadrada con el logo de un conejo con “Jinan Liu’s Fenezca Needle Shop” y “Adquirimos varillas de acero de alta calidad y fabricamos agujas de alta calidad, a fin de que estén listas para su empleo en casa en un momento”, escrito arriba y abajo, es considerado el primer medio promocional impreso identificado en el planeta.

En Europa, conforme los pueblos y urbes de la Edad Media empezaron a crecer, y la población normalmente era inútil de leer, en vez de carteles que afirmaban “zapatero”, “molinero”, “sastre” o bien “herrero”, se empleaban imágenes asociadas a su oficio, como una bota, un traje, un sombrero, un reloj, un diamante, una herradura, una candela o aun una bolsa de harina. En la plaza de la urbe se vendían frutas y verduras a lomos de carretas, y sus dueños empleaban a los que llamaban a la calle (pregoneros) para anunciar su paradero.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *